Vivir Toledo - Museo del Greco




EL EDIFICIO

En 1911, Benigno de la Vega-Inclán y Flaquer (1858-1942), comisario regio de turismo, coleccionista de pintura española y mecenas, adquirió en Toledo unas casas inmediatas a la sinagoga del Tránsito que, según la tradición, se correspondían con del marqués de Villena y la vivienda del Greco, si bien la documentación analizada después parece indicar que la verdadera residencia del pintor estuvo, en un lugar inmediato, junto al actual paseo que se asoma al Tajo. Hecha la compra, el marqués de la Vega-Inclán, a través del arquitecto Ignacio Laredo, recreó una vivienda toledana del siglo XVI sobre galerías y estructuras medievales, adecuando el jardín para configurar lo que se llamaría Casa-Museo del Greco. La  rehabilitación del pintor, iniciada por los románticos del XIX y potenciada en torno a 1900 por críticos como Manuel Bartolomé Cossío llegaría a su culmen en 1914, al recordarse el III Centenario de su muerte. En 1943 el Estado recibió este legado, convirtiéndose en uno de los puntos más visitados por el turismo que llegba a Toledo. Tras un periodo de reformas en el edifico y adecuarle a las nuevas formas museísticas, volvió abrir sus puertas al público en marzo de 2011. 

El museo reúne obra del Greco y de su taller, como la de su discípulo Luis Tristán (1580-1624), destacando un Cristo crucificado, junto a otros cuadros de autoría más imprecisa con temas piadosos como San Francisco y el hermano León o los retratos de San Luis de Francia o del Beato Juan de Ávila. Existen obras pictóricas de otras escuelas españolas, tallas, piezas arqueológicas, muebles y otros objetos singulares. http://museodelgreco.mcu.es/

OBRA DEL GRECO

La obra del cretense depositada en este museo está conformada por pintura adquirida por el fundador del museo y posteriores compras, además de una parte del retablo de la capilla de San Bernardino trazada en 1603 para el colegio del mismo nombre que estuvo situado en la inmediata calle de Santo Tomé.

  • Lágrimas de San Pedro. Ca. 1590
  • Retrato de Antonio de Covarrubias y Leiva (1600). Personaje relacionado con las amistades del pintor
  • Retrato de Diego de Covarrubias (1600).
  • San Bernardino (1603) 
  • El Salvador y Apostolado (1610-14). Serie compuesta por los doce apóstoles, cuyos rostros, seis a seis, miran al lienzo situado en medio que recoge la mirada frontal de Cristo, siguiendo la actitud del Pantocrátor. La procedencia del conjunto parece provenir del desaparecido Asilo de Pobres de San Sebastián fundado en 1834.
  • Vista y plano de Toledo (1608-14). Obra pintada en los últimos años de su vida que, posiblemente estuvo en el Hospital de Santiago de Toledo hasta mediados del XIX. (Entre marzo-junio de 2014 se exhibe en el Museo de Santa Cruz de Toledo)

 

Otra información: http://museodelgreco.mcu.es/

Textos: Rafael del Cerro Malagón


Tweet