DOMENICO THEOTOCÓPULI (1541-1614)

En 1541 nació Domenikos Theotokopoulos, en Heraclion, Creta, formándose como pintor en la tradición bizantina. En 1567 ya  estaba en Venecia aprendiendo de Tiziano y Tintoretto a tratar el color y la luz. Viajó por Mantua, Bolonia y Florencia y otros lugares trabando contacto con maestros como El Correggio o Rafael. En 1570 recaló en Roma, desdeñando públicamente la obra de Miguel Ángel lo que le granjeó muchos enemigos. Gracias a la protección del sacerdote Luis de Castilla, hijo del deán de la Catedral de Toledo, Diego de Castilla, tuvo la posibilidad de buscar fortuna en España para intentar trabajar en El Escorial, la gran empresa del Felipe II.

Hacia 1577, gracias a los Castilla, el Greco ya estaba trabajado en Toledo, en Santo Domingo el Antiguo y la Catedral, concluyendo en 1581 el  y Martirio de San Mauricio y sus c ompañeros, cuadro que no agradó al monarca. A pesar de este revés, el pintor no salió de España. En 1578 había nacido en Toledo su hijo Jorge Manuel, fruto de la unión con Jerónima de las Cuevas. Fijó su vida y el taller en las casas del marqués de Villena, en  la parroquia de Santo Tomé. El pintor no salió de Toledo, cultivando un selecto círculo de amistades –médicos, abogados, alto clero, etc.- que admiraban su singular estilo. Domenico Theotocópuli falleció en la ciudad el 7 de abril de 1614. 

Frente a repetidos tópicos sin fundamento, la obra del Greco es ahijada del manierismo del siglo XVI, fórmula que rompió con los cánones emanados del pensamiento renacentista. El alargamiento de las figuras, la ruptura del espacio óptico y el tratamiento de la luz cobran una particular independencia que rechazaron los más academicistas. Así, la obra del Greco quedó relegada durante más de dos siglos en sus lugares de origen. A mediados del XIX los impresionistas, historiadores y la nueva crítica le fueron sacando a la luz, culminando su rescate en 1914, al cumplirse el III centenario  de su muerte.

 

EL IV CENTENARIO Y TOLEDO EN 2014

En 2014 hay una nueva cita con el Greco. Desde varias iniciativas institucionales se han programado actividades en Toledo y otros lugares sobre el artista y su proyección actual,  incluyendo encuentros, música, danza, fotografía, actos en la calle, etc. Se ha preparado especialmente los lugares donde trabajó el Greco: Santo Domingo el Antiguo, la Catedral, capilla de San José, iglesia de Santo Tomé, Hospital de Tavera, además del Museo del Greco y el Mueso de Santa Cruz. Este último acogerá dos grandes exposiciones con cuadros traídos expresamente, por vez primera, desde varios lugares para este centenario: El Griego de Toledo (14 de marzo-14 de junio) y El Greco arte y oficio (del 8 de septiembre al 9 de diciembre).

 

http://www.elgreco2014.com/

Textos: Rafael del Cerro Malagón


Tweet